Flor de Sal Salinas de Isla Cristina, Biomaris

 

salinas_bio14

Ubicada en el Paraje Natural Marismas de Isla Cristina, en término municipal de Isla Cristina, Huelva. “Flor de Sal Salinas de Isla Cristina, Biomaris”, es una empresa que basa su actividad principal en la explotación salinera artesanal desde 1955, en la Salinas Biomaris, la única salina andaluza con producción y extracción de sal 100% artesanal, produciendo y comercializando distintas variedades de sales, desde la Sal Marina Virgen, en grano grueso o fino, La Flor de Sal, natural, con especias o líquida, hasta las Escamas de Sal.

Además de estas sales, en el año 2013 lanza al mercado el Aceite de Magnesio y pone a disposición de los visitantes de la Salina, una instalación donde el usuario puede beneficiarse de las propiedades de este producto, el Lago de Magnesio.

 

La actividad artesanal de Salinas Biomaris facilita la conservación de los valores naturales del lugar permitiendo un equilibrio notable entre el aprovechamiento económico y su entorno, de gran valor ecológico. Por ello, paralelo a la actividad comercial surge la actividad turística, poniendo a disposición del visitante Visitas Guiadas y Talleres donde se detallan los procesos de producción de las distintas sales obtenidas y la biodiversidad faunística y florística que encierra el Paraje Natural Marismas de Isla Cristina. Hablamos de Biomaris ambiental.

“Salinas Biomaris” se construye de la mano de una empresa alemana llamada Biomaris en el año 1955. Con un total de 60 pilas y con una producción de 50 toneladas de Sal Marina Virgen, esta Salina era una de las 20 salinas que se encontraban en todo el litoral onubense.

 

Tras 25 años de explotación por parte de esta empresa adquiere las salinas Manuel Gómez Rodríguez, quién había sido encargado desde el inicio de la actividad en la construcción y explotación de estas salinas, continuando su explotación hasta el 11 de Julio de 2003, fecha que por problemas de salud y edad (82 años) solicita a la Jefatura de Minas la baja temporal, con la esperanza de que alguien se haga cargo de la empresa para evitar su desaparición. En 2004 y tras un año de inactividad, Manuela Gómez Santana (Hija de Manuel) crea una empresa familiar donde todos los componentes de su familia están implicados, comenzando así una nueva etapa de cambios y de innovaciones en la salina.

 

En 2005 se comienza a recolectar y poner en valor la Flor de Sal y las Escamas de Sal, convirtiéndose en la primera salina artesanal de la península en comercializar estas sales. Con una visión de continua mejora y dinamización en la salina , en el año 2013 se realizan reformas para su conservación e interés turístico, se habilita una zona de las instalaciones para Baños con Aceite de Magnesio y nace “Biomaris Ambiental”, para la realización de visitas guiadas y talleres de sal.